Una costumbre oriental, ¿mexicanizada?

“Yo no soy de aquí, pero tú tampoco
De ningún lado del todo y,
de todos lados un poco”
Jorge Drexler

 

Provocar diálogos de pertenencia, identidad y arraigo cultural es derivar en diferencias. Benditas diferencias. En mi caso, suelo ocupar como pólvora estos temas, la chispa es soltar cualquier comentario que termine con la frase “eso es muy mexicano/uruguayo/gringo…”

UCO “Una Costumbre Oriental” es una propuesta de diseño con mucha fuerza. Basta imaginar el cruce de una técnica japonesa, conectada con los tzutes y perrajes de las indígenas mayas guatemaltecas o con los pañuelos de las lavanderas uruguayas y ejecutada por una diseñadora y una psicóloga (familiares políticas entre ellas) con una probable descendencia europea, en plena era digital. ¿Qué tal?

Al entender medianamente a UCO me vinieron a la mente infinidad de preguntas en relación a la forma de encarar una colaboración con un proyecto que de por sí ya sustenta una irreverencia con el cruce de tiempos, idiosincrasias, técnicas, materiales, formas, costumbres, etcétera. ¿Desde dónde se puede tomar como un “cruce” el encuentro de dos corrientes culturales?, ¿será necesario recalcar dicho cruce?, ¿tiene un valor agregado? Apelando al discurso de la disipación de las fronteras, ¿se llegará un día en que haya un cruce infinito de saberes y técnicas que impidan el esclarecimiento de sus orígenes?, ¿perderán ahí todo valor de identidad?

Usando como bandera el “hagamos y luego vemos”, Renata, Macarena (UCO) y yo nos propusimos diseñar dos sellos que unieran su propuesta con mi residencia en Montevideo. El resultado, por consenso, fue conectar dos realidades inexorables: la vida y la muerte.

DSCF4060

UCO, aparte de recuperar técnicas milenarias, fortalece el imaginario autóctono de la flora y fauna del Uruguay (vida). Frente a ese desafío, pensé que algo que determina poderosamente la identidad mexicana, ahora y siempre, es la muerte. No tan solo por el culto a ella, y su derivación en las celebraciones del 2 de noviembre, sino porque literalmente la muerte está presente todo el tiempo en México.  En ese sentido, la propuesta fue orientada a utilizar la greca escalonada usada en el templo de Mictlantecuhtli, dios de la muerte según la mitología mexica; las leyendas prehispánicas de Mesoamérica eran un tema de interés para Macarena, así que fue natural la conexión entre culturas e intereses.

Esta fue la línea que conectó los proyectos. Los sellos que diseñamos son una postura política-cultural, definitivamente.

DSCF3862

Entonces, si la ecuación cuasi matemática que sostiene UCO ya era un proyecto sólido, sumarle una pequeña parte de la cosmovisión Mesoamericana convirtió este encuentro en una apuesta interesante de identidad del mundo, identidad de cruces, identidad deconstruida, identidad atemporal. O quizá nada para el todo.

DSCF3970

“En un día nos vamos,
en una noche baja uno a la región del misterio,
aquí solo venimos a conocernos,
sólo estamos de paso en la tierra
En paz y placer pasemos la vida: venid y gocemos,
que no lo hagan los que viven airados: la tierra es muy ancha.
¡Ojala siempre se viviera, ojala no hubiera uno de morir!”
Cantares Mexicanos, fol. 26, r; AP I, 22

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s